El trabajo más difícil del mundo.

En nuestra era, las mujeres han estado ganando mucho terreno en aquellos oficios que en un pasado eran considerados solo para ser ejercidos por la figura masculina, entre esos oficios, se encuentran la plomearía y la electricidad, que actualmente están siendo dominados por la figura femenina.

En este caso, te queremos relatar la historia de Ana Cecilia, una mujer de 35 años que siempre ha estado dispuesta a trabajar en lo que esté disponible.

Ante toda la situación que ocasionó la pandemia del Covid-19, muchas personas habían quedado sin empleo, y una de ellas era Ana Cecilia, que no conseguía trabajo en ningún lugar, pero una oportunidad de empleo estaba por llegar en un abrir y cerrar de ojos, ya que una empresa que ofrecía servicios de electricidad y plomearía a nivel estadal, se encontraba en la búsqueda de personal femenino y masculino.

Por suerte, la mujer fue contratada por la empresa, la cual le ofrecía una buena paga por hacer uno de los trabajos más difíciles del mundo, como lo es la manipulación de la electricidad. Sin negarse, la chica aceptó el trabajo, ya que, en el pasado, su padre le había enseñado con detalle, el oficio de dominar la electricidad.

Pero todo estaba por cambiar de un instante a otro, ya que uno de los transformadores eléctricos de algunos postes de un pequeño pueblo, habían fallado a tal punto de ocasionar un grave apagón que se prolongó por dos días.

De momento, nadie se atrevía a sustituir el transformador de energía eléctrica, solo por el miedo de resultar electrocutados, pero Ana Cecilia, al saber el calvario que estaban viviendo las personas de esa entidad, decidió ella misma sin la ayuda de nadie, cambiar dicho artefacto, todo esto levantó muchas burlas por parte de muchos hombres que desconfiaban del trabajo de la mujer, quien los dejó con la boca a abierta, al subirse al poste de luz sin protección alguna.

Al momento, todos pensaban que la mujer quedaría electrocutada, pero la sorpresa es que no fue así, ya que en cuestión de dos horas. le devolvió la energía eléctrica a ese pueblo. Ante toda la situación, la mujer no dejó de ser acosada por los hombres que afirmaban que Ana Cecilia, lo hizo fue para llamar la atención. Con esto queda demostrado que las mujeres pueden ejercer cualquier profesión y oficio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*