Los dichos y la mujer.

En la actualidad, muchas mujeres piensan que tener pechos con tallas muy grandes, es sinónimo de belleza, esto gracias a los injustos estándares de belleza impuestos por una sociedad, que castiga a la mujer por no tener un cuerpo de una súper modelo.

Ante este panorama, muchas mujeres sin importar los riesgos que puedan correr con su salud, acuden a los consultorios de cirujanos plásticos para que les realicen procedimientos quirúrgicos estéticos, tales como: aumento de pechos, liposucción, estiramientos de piel y aumentos de glúteos por solo nombrar algunas.

En esta oportunidad, te vamos a contar el caso de Lorena Villalba, una chica de 21 años que tenía unos pechos de gran tamaño, los cuales llamaban la atención de chicos y chicas, que aseguraban que Lorena se había realizado un procedimiento quirúrgico estético, para aumentar exageradamente el tamaño de sus pechos y así llamar la atención de todos.

Toda esta situación, en muchas ocasiones hacía sentir muy incómoda a esta chica, que afirmaba que jamás se había realizado procedimientos estéticos para llamar la atención. Según Lorena, el tamaño de sus pechos se debía a que padecía de hipertrofia virginal, una extraña enfermedad que causa el desarrollo exagerado de las mamas y alteración de las hormonas en la última etapa de la adolescencia.

En reiteradas ocasiones, Lorena comentaba que el gran tamaño de sus mamas, se debía a una enfermedad, pero sus compañeras de la universidad no le creían; y a menudo la rechazaban porque llamaba mucho la atención de los chicos. Pero todo estaba por cambiar de un momento a otro, ya que los malos comentarios que se hacían dentro y fuera de la universidad, habían agotado la paciencia de la chica que hizo lo impensable en pleno salón de clases.

¿Qué fue lo que hizo Lorena para disipar todos los malos comentarios sobre sus pechos? Lo que hizo esta chica, dejó a todos con la boca abierta, ya que, en pleno salón de clases, se quitó su sujetador para mostrarle a sus compañeras, sus pechos al desnudo y demostrar que jamás se había hecho una cirugía para aumentar el tamaño de sus mamas. Toda la situación que de cierta manera de salió de control, llenó de mucho asombro a sus compañeras, que tiempo después le pidieron disculpas por hacerle sentir mal.

Actualmente, Lorena decidió cambiarse de la casa de estudio donde cursaba la carrera de odontología, ya que no podía seguir en ese lugar, que por años le habían hecho sentir mal por solo sufrir una extraña enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.


*